Greenwashing o ecoblanqueo: Qué es y cómo desenmascararlo

Cambios en las tendencias de consumo

En los últimos años, l@s consumidor@s vamos siendo, poco a poco, más conscientes de lo que consumimos. Nos preocupamos más sobre el impacto en el medioambiente y en nuestra salud, así como sobre las condiciones laborales de las personas que fabrican lo que después consumimos. 

Cada vez buscamos productos más respetuosos con el Planeta. Esto no ha pasado desapercibido para multitud de grandes empresas y multinacionales que no quieren perder la oportunidad de encontrar un nuevo nicho de mercado. 

A pesar de que se lleva “ecoblanqueando” ya desde hace tiempo, en los últimos tiempos esta práctica ha aumentado, exponencialmente, a medida que también aumentó la preocupación de l@s consumidor@s sobre el origen, la composición y la producción de lo que compran, hecho muy positivo como sociedad cada vez más consciente de su entorno. 

Y es precisamente por esto por lo que también cada vez somos más capaces de profundizar para descubrir si lo que tenemos delante es realmente sostenible y ecológico o se trata meramente de un “lavado verde”

brian yurasits YFiHaY2DVyE unsplash

¿Qué es el greenwashing?

Llamamos “Greenwashing” o  “Ecoblanqueo” a la práctica de marketing verde que, hoy en día, están llevando a cabo muchas empresas, haciendo que sus productos parezcan sostenibles y ecológicos cuando en realidad no lo son. Es decir, una forma engañosa de vender sus productos bajo la idea de que estos son ecológicos o que se preocupan por el Planeta pero cuyo único objetivo es el de aumentar sus beneficios a costa de engañar al consumidor.

A estas empresas únicamente les interesa dar una imagen más responsable con el entorno y con el Planeta, a la vez que más cercana con las demandas de l@s consumidor@s, cada vez más responsables, cuando la realidad es que nada tiene que ver con la adopción de medidas efectivas cara a la sostenibilidad.

Son muchas y variadas las técnicas utilizadas por las empresas para llevar a cabo su “greenwashing”, desde utilizar etiquetas de “natural, “sostenible” o “ecológico” a directamente utilizar el color verde para la presentación de los productos.

Y también son muchos los esfuerzos y los medios invertidos por estas empresas en “lavar” la apariencia de sus productos con el fin de dar la impresión de ser respetuosas con la naturaleza cuando, realmente, su impacto medioambiental sigue siendo el mismo. 

Resulta cuanto menos curioso que se inviertan cantidades ingentes de dinero en publicitar “en verde” en lugar de invertir en cambiar aspectos del sistema de producción de la empresa en cuestión, de cara a una reducción real del impacto sobre la naturaleza.

2714C0FD 2474 4ECF AF1A AF956A9091D9 4 5005 c

¿Cómo identificar el Greenwashing?

Son muchas las empresas que han “pintado” de verde sus productos, utilizando esta estrategia para parecer más ecológicos, cuando, en la mayoría de los casos, lo único que hacen ( como mucho) es cumplir con la legislación vigente en materia medioambiental, algo que simplemente es una obligación. 

Utilizar términos como “natural” “ecofriendly”, “orgánico”, “bio”, o simplemente ensalzar lo natural del producto en cuestión cuando la realidad es que solamente alguno de los componentes lo es, constituye sin duda un engaño.

Otra de las prácticas habituales consiste en la colocación de “sellos” a modo de certificaciones bio.

¡Ojo! Existen multitud de certificaciones y también son muchas las empresas que trabajan duro para obtenerlas pero debemos tener especial cuidado con esto pues una de las estrategias más usadas por el greenwashing consiste precisamente en colocar sellos que en la mayoría de los casos resultan ser logos diseñados por la propia empresa y que, de hecho, no certifican absolutamente nada. 

Aquí debajo te dejaré unos tips para que no te la cuelen con las etiquetas.

TIPS PARA IDENTIFICAR EL GREENWASHING

  • 1. Especial atención a los envases de color verde.

    Una de las tácticas más usadas es tan simple como “pintar de verde” los envases. En estos casos, fíjate en las etiquetas y en la composición del producto.

  • 2. Infórmate sobre la Etiqueta Ecológica y otros sellos certificadores.

    Para evitar que nos engañen, es muy importante fijarse en las etiquetas y/o certificaciones con las que cuentan los productos, con el fin de saber si estas son reales o simplemente sellos diseñados por la propia marca.

flowerlogo tcm30 183437

¿Qué es la etiqueta EcoLabel?

*La etiqueta ecológica EcoLabel de la UE es un sistema fiable, transparente y no discriminatorio válido en toda la UE. Tiene como objetivo la promoción de productos que pueden reducir los efectos ambientales adversos, en comparación con otros productos de su misma categoría, contribuyendo así a un uso eficaz de los recursos y a un elevado nivel de protección del medio ambiente. 

Fuente: Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

flowerlogo tcm30 183437

¿Qué es la etiqueta EcoLabel?

*La etiqueta ecológica EcoLabel de la UE es un sistema fiable, transparente y no discriminatorio válido en toda la UE. Tiene como objetivo la promoción de productos que pueden reducir los efectos ambientales adversos, en comparación con otros productos de su misma categoría, contribuyendo así a un uso eficaz de los recursos y a un elevado nivel de protección del medio ambiente. 

Fuente: Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

  • 3. Escepticismo con los eslóganes.

    Como te decía, son muchas las empresas que echan mano de conceptos tan imprecisos como “bio”, “verde” o “ecofriendly” o “natural”. Ten muy en cuenta que cuando una empresa está realmente comprometida con el cuidado del medioambiente, le va a interesar mucho ser concreta acerca de sus productos, la producción de los mismos, los componentes, así como las certificaciones oficiales con las que puedan contar. Te darás cuenta mucho más fácilmente, puesto que no habrá lugar a dudas o interpretaciones. Igualmente si vas a comprobar estos datos, te será mucho más sencillo encontrar la información adecuada.

  • 4. Lee con atención los ingredientes y componentes.

    Aunque nos de pereza, es muy importante empezar a leer las etiquetas de los productos que consumimos. No podemos quedarnos con lo que nos dicen que lleva, si no que hemos de comprobar si es así. Con la alimentación es algo más fácil, aunque también existen ingredientes y sustancias camufladas. En el caso de la cosmética, se complica un poco más, a simple vista. Una vez aprendemos a descifrar el jeroglífico de las etiquetas cosméticas, se convierte hasta en un juego. Los productos cosméticos deben incluir su lista de ingredientes que lo componen en el etiquetado y se presentan bajo la denominación INCI.

INCI

International Nomenclature of Cosmetic

El INCI es un código internacional que se usa para indicar los ingredientes de un producto cosmético. Siguiendo la normativa, se deben mostrar los componentes presentes en la fórmula ordenados de mayor a menor cantidad.

Los ingredientes naturales de origen vegetal aparecen con su nombre botánico en latín, mientras que los componentes químicos (que no quiere decir que sean ni tóxicos ni sintéticos) se denominan en inglés.

Entenderlo nos permite escoger mejor los productos que utilizamos a diario. Informarnos es el primer paso para consumir de manera consciente 

El INCI es obligatorio en toda la Unión Europea desde el año 1998 

Existen varias plataformas o herramientas que te pueden ayudar a descifrar estos nombres tan complejos, como por ejemplo:  

Buscador de ingredientes INCIAplicación INCI Beauty

INCI de los productos Atelier 309

Puedes ver el INCI de cada producto de Atelier 309 en su ficha de producto correspondiente.

Ver los productos Atelier 309
  • 5. Siempre es mejor el pequeño comercio local y de proximidad.

    Son muchos los beneficios que tiene el consumo local; no solo para el Planeta sino para nuestro entorno y nuestra economía. En cuanto al beneficio ambiental, reducimos las emisiones de gases de efecto invernadero y somos parte del ahorro energético al tratarse de transportes cercanos y dentro del país. También es mucho más sencillo comprobar la trazabilidad de un producto y seguramente la cadena de producción del mismo se ha realizado bajo los estándares laborales adecuados. En todo caso, es mucho más fácil corroborarlo. En cuanto a la economía, consumir local ayuda a fortalecer la economía y a mantener el empleo en nuestro entorno. A pesar de que se trata de una responsabilidad compartida y que las grandes multinacionales siguen contaminando y dañando al Planeta, l@s consumidor@s tenemos poder para favorecer prácticas de modelos productivos sostenibles y responsables con el medio ambiente y con la sociedad, colaborando de manera activa en el cuidado de nuestro Planeta para construir un mundo más sostenible.

Deja un comentario

Productos recomendados

Sígueme en redes

Crear cuenta

Ya tengo cuenta

Únete a la
comunidad y consigue un
10% de descuento en tu
próxima compra